TUCOMUNIDADAPP

El ruido de mi vecino es insoportable ¿Qué opciones tengo?

La ley permite a plena luz del día sonido que no supere los 35 decibelios. Cuando cae la noche este se reduce a 30 decibelios. Si tu vecino no cumple con estos límites, entonces se puede tomar acciones legales contra él, aunque primero siempre se recomienda intentar mediar con el vecino de forma amistosa e incluso hablarlo con la comunidad de vecinos, ya que puede ser que otros vecinos también se vean afectados y así hacer más fuerza contra el vecino ruidoso.

Si no se llegara a una solución por estas dos vías, la tercera sería la vía de la presentación de una demanda antes los tribunales. Hay diferentes tipos de vías legales a las que podemos acogernos.

Primeramente, la vía administrativa, en la que se le escribe una carta al ayuntamiento donde se expone la protesta. Debe figurar los hechos y las horas exactas en las que ha tenido lugar el hecho.

Otra vía es la contencioso-administrativa, si la administración ignora la demanda inicial es la siguiente opción que llevar a cabo. Se puede reclamar indemnizaciones por las consecuencias de la inacción por parte del ayuntamiento.

La vía judicial civil, es una demanda ordinaria hacia el vecino ruidoso. En este documento se reivindican indemnizaciones por daños y perjuicios. Si el que produce el ruido es un inquilino del inmueble, el propietario tendrá en su mano la resolución del contrato de alquiler. Si fuera el dueño de la viviendo el causante del ruido, la comunidad podrá iniciar un procedimiento por la legalidad para acabar con el problema.

La última vía, siendo la más extrema de todas, es la vía penal en la que se tiene en cuenta la salud de los damnificados. Se pone ante el juzgado una querella en contra del vecino ruidoso que sea respaldado por certificados médicos que acrediten que tu condición es empeorada por el ruido que produce este.

Para acudir a los tribunales, se deben presentar ante el juez pruebas que respalden lo que se denuncia, como partes de la policía, escritos al ayuntamiento, comprobaciones por una empresa especializada, entre otras, y siempre acompañado de un abogado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *